PETITE MORTE

 

Se fue sin prescindir de las bóvedas;

se las llevó todas puestas.

Sacó del extremo convulso una apetencia imposible.
Luego, llegó al presente:

Te asomo a mi boca,

te obligo y me obligas a reconocer lo inexacto.

Me bebo tus ángeles y sediento pido tu celo más abrupto.
Te tumbas sin sueños,

te agitas y brindas tu último gramo a mi tempestad.

Me vuelves aliento de ficus y baño de inusitada fe.
Te inclinas… me inclino…

lloramos lo alegre en nuestra piel.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *